Blogia
pongamosquehablo

Confesión

A Cambero

Sin residuos de luna en las pupilas, más bien enfundando monedas y palabras académicas, cúmulo de todo lo necesario para la transacción infernal en el mundo de los vivos, he olvidado mi origen en el pasador de una corbata, bajo la capa pulcra de mis zapatos chorreantes de brillo y en el tenedor puntual sacado apenas del abismo de una jornada laboral.

Me culpo de aplacar tempestades, de ser una calcomanía del día anterior, de hablar en voz baja y viajar silencioso, amedrentado y triste en el transporte público, agachada la cabeza para no mirar la vida que corre al otro lado de la ventanilla.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Jonathan -

El autor...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres