Blogia
pongamosquehablo

Por tercera vez abro Mientras agonizo, por tercera vez lo cierro. No hay lugar a dudas: tratar de leer a Faulkner, máxime en inglés, es una tarea no apta para el tren urbano, mucho menos con esta pelirroja que me muestra sus pechos, sus ojos huidizos y sus nalgas prominentes mientras se levanta y se dirige a la puerta de salida.

Citadino Renegado, sin renegar y un poco contento.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres