Blogia
pongamosquehablo

Con todo cariño para el Cid demolido y su hijo desalmado


LII

Olas gigantes que os rompéis bramando
en las playas desiertas y remotas,
envuelto entre la sábana de espumas,
¡llevadme con vosotras!

Ráfagas de huracán que arrebatáis
del alto bosque las marchitas hojas,
arrastrado en el ciego torbellino,
¡llevadme con vosotras!

Nubes de tempestad que rompe el rayo
y en fuego ornáis las desprendidas orlas,
arrebatado entre la niebla oscura,
¡llevadme con vosotras!

Llevadme por piedad a donde el vértigo
con la razón me arranque la memoria.
¡Por piedad! ¡Tengo miedo de quedarme
con mi dolor a solas!

Gustavo Adolfo Bécquer, Rimas
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

3 comentarios

El Ingenioso Hidalgo -

Hermoso, hermoso, hermoso, ¿a dónde habré de ir a dar mis nuevos combates para probar mi entereza, y para dedicar mi valor a la fermosura de la dueña de mi alma: mi Grandísima y Dulcísima Señora Dulcinea del Toboso?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Víctor -

Apoyo la mudanza, pero con todo y nuestra historia. La modernidad no está peleada con nuestro pasado, ni la poesía con nuestras lágrimas de antaño.

Jonathan -

Bellos versos muy a tono. Quisiera aportar una colaboración, pro Cid, ¿serías tan amable de mandar por mail las clave de acceso?

Bienvenidos, pero les anuncio que nos mudaremos de página a una con aplicaciones más sofisticadas. La poesía no está peleada con las nuevas tecnologías.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres